Viernes 18 de mayo de 2012, 19.00 h

Las diabólicas (Les diaboliques)
Henri G. Clouzot.
Francia, 1955.110’. v.o.s.e.
Ciclo HCG, el mago del suspense

Las diabólicas es una película francesa estrenada en 1955 que toma su base de la novela Celle qui n’était plus, escrita por Pierre Boileau y Thomas Narcejac. El director, Henri-Georges Clouzot, compró los derechos unas horas antes de que Alfred Hitchcock se hiciera con ellos (para consuelo del maestro del suspense, Boileau y Narcejac escribirían tres años después cierta novela titulada De entre los muertos, material de primera calidad para el rodaje de Vértigo).

¿Quiénes son las diabólicas? Pues dos profesoras de un internado que están hasta las narices de ser humilladas por el director del centro, Michel Delassalle (Paul Meurisse). Una de ellas es su propia esposa, Christina (Véra Clouzot, a la sazón mujer de Henri-Georges) y la otra, su nueva amante, Nicole (Simone Signoret). En lugar de enfrentarse por la situación, las mujeres se solidarizan ante las palizas de Delassalle y trazan un plan para asesinarle. Nicole es la más decidida a acabar con él, pero Christina mantiene reticencias; es de las que, encima, pretende dar otra oportunidad a su marido. En fin; el plan se lleva a cabo y arrojan el cadáver a la piscina del internado con el objetivo de simular un suicidio. La sorpresa mayúscula es que, al retirar el agua de la piscina, el cuerpo de Delassalle ha desaparecido. Cómo, cuándo y por qué, es algo que las diabólicas no aciertan a comprender.

Desde luego no será un film de Hitchcock, pero podría llevar su firma tranquilamente por elementos como la meticulosidad en la preparación del asesinato de Delassalle, los MacGuffin que hacen que el espectador se centre en detalles poco importantes para la trama real, un golpe de efecto impactante -la misteriosa desaparición del cadáver-, secundarios inquietantes -los otros profesores, el conserje, el detective jubilado- y un ambiente de suspense, con utilización del sonido y las sombras, que va ‘in crescendo’ a medida que se acerca el final. Sin contar con esa traca final de doble tuerca que, por supuesto, no vamos a revelar aquí. Si a ello le sumamos el consentido trío que forman las dos mujeres y Delassalle y un par de insinuaciones lésbicas, nos encontramos ante un ejemplo magnífico de que en Francia ya se hacía buen cine antes de la ‘nouvelle vague’.

Las diabólicas-Plumas de caballo

EnYoutube     Las diabólicas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s