#LCeMM. Viernes 21 de junio, 19.45 h: Pasolini, delito italiano, de Marco Tullio Giordana

6959730461_93b08e6ff7_z

Pasolini, un delitto italiano, de Marco Tullio Giordana
Italia-Francia, 1995. 100′. v.o.s.e.
Ciclo Pier Paolo Pasolini. Integral

Nominado al León de Oro del Festival de Venecia de 1995, este crudo y revelador policial-ensayo explota las facultades especulares de la ficción documental (su montaje fue reconocido en los premios David Di Donatello) para dramatizar con actores la investigación de un caso que sacudió el arte y la política de los setentas: la muerte violenta del poeta, cineasta y activista intelectual Pier Paolo Pasolini. El motor del proyecto fue mantener viva la flama de Pasolini al tiempo que se dinamitaban otra vez los endebles estamentos políticos y jurídicos que esgrimió el gobierno para tapar apresuradamente la sospecha de un crimen mafioso. Días atrás del suceso, Pasolini había denunciado públicamente a algunos políticos.
Ambientada en 1975 (fue concebida para el vigésimo aniversario del siniestro, ocurrido el 2 de noviembre de aquel año), Pasolini, un delito italiano saca su mejor partido del material inédito que extrae de la TV y el cine de la época (declaraciones, comunicados, entrevistas a policías, políticos, intelectuales y público) y logra moverse en este delicado territorio – en el que también interviene el género de juicios, o “court-room drama” – con inteligencia, valentía y cierta falta de pudor, hasta alcanzar una precisa sucesión de ideas, alegatos, vivencias y preguntas que nos golpean con un análisis lúcido del mundo que habitamos.
Conmueven las imágenes del funeral extraídas de noticieros mientras que otras corren peligro de ser mordidas por un “sensacionalismo sentimental” francamente inevitable cuando se tiene a un grande como Ennio Morricone puntuando la música.
Bernardo Bertolucci, su asistente en Accatone: “Fue un delito contra la cultura, la inteligencia y la poesía”.

marco-tullio-giordana

 

Marco Tullio Giordana. Después de abandonar en 1971 la facultad de Filosofía y Letras y marcharse a París para dedicarse a la pintura y tras las intensas experiencias políticas que vivió durante los años setenta, Marco Tullio Giordana se acercó al cine, colaborando con Roberto Faenza en “Forza Italia!” (1978). Debutó en el largometraje con “Maledetti, vi amerò” (1980), que presentó en el Festival de Cannes y ganó el primer premio en Locarno: es un retrato de la generación del 68, a medio camino entre terrorismo y desilusión, muy acertado y cargado. Posteriormente, firmó para Antonio Margheriti el guión de “Car Crash” (1981) y volvió a la dirección con la ambiciosa y no del todo lograda “La caduta degli angeli ribelli” (1981) donde, como ya en su obra de debut, pone de nuevo en escena unas figuras problemáticas de terroristas.

En 1982, realizó para el festival de Salsomaggiore el vídeo musical “Young Person’s Guide to the Orchestra”, de Benjamin Britten; dos años después, adaptó con acierto – en dos capítulos pensados para la pequeña pantalla – la novela “Noches y nieblas (Notti e nebbie)” de Carlo Castellaneta, que gira alrededor del personaje de un funcionario de policía fascista que en 1944 vive en Milán el declive de la República de Salò. En 1988 rodó “Appuntamento a Liverpool“, una confusa historia construida alrededor de la tragedia del estadio Heysel de Bruselas; es de 1991 el episodio “La neve sul fuoco”, de la película “La domenica specialmente“. En 1995 rodó “Pasolini, un delitto italiano“, cuestionable pero no desprovista de interés en su formato de película-investigación.

En el año 2000, Giordana presentó al Festival de Venecia “I cento passi“, que ganó el premio al mejor guión: es una película de denuncia acerca de la vida y la muerte de Peppino Impastato, crecido en una cultura de supeditación a la mafia y que por fin encuentra el valor de rebelarse, donde la pasión civil y la intensidad dramática se combinan con una cierta eficacia. En 2003, con la película para la televisión “La mejor juventud (La meglio gioventù)“, ganó la sección “Un certain regard” del Festival de Cannes: una especie de “Heimat” italiano, construido sobre un extraordinario guión de Sandro Petraglia y Stefano Rulli, es seguramente su trabajo más completo y maduro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s