#LCeM. Jueves 17 de octubre, 20.00 h: Intimidad, de Patrice Chereau

69197625_ph7.jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx (2)

Intimidad ( Intimacy), de Patrice Chereau

Francia, 2000. v.o.s.e. 110’.

Ciclo Chereau, la realidad de los sentimientos

Los protagonistas son dos personajes que se reúnen con un único fin: tener relaciones sexuales. Sin nada más que decirse, llegan, se desnudan, hacen el amor, se visten y se van. Sin embargo, pronto las cosas dejarán de ser tan simples. Enseguida entrarán en juego los pasados y los presentes de cada personaje, y los sentimientos saldrán a flote cuando empiecen a coincidir más allá de sus citas eróticas.

Ella viene a verle los miércoles por la tarde y únicamente quiere sexo. El taxi la espera. No hablan de nada en particular y hay silencios en los que sólo se miran. Pero ninguno de los dos quiere retirarse y algo ocurre entre ellos porque se incorporan a la vez y, sin decir nada, se tumban al lado de la mesa.  A  la misma hora de la semana siguiente se presenta de nuevo en la puerta. Se desvisten inmediatamente. Ella se marcha, sin haber dormido, pero él ha notado cómo daba cabezadas antes de obligarse a despabilar. No tiene idea de dónde vive ni de dónde procede. Ya no viene a la casa sino que baja directamente al sótano que él no puede permitirse amueblar y donde ha puesto en la moqueta mantas y edredones. Una habitación donde todo está permitido menos la claridad.

Notas del director

La única pregunta que nunca tiene respuesta es ésta: ¿por qué una persona hace esto o lo otro? ¿Por qué se elige una novela en particular? A veces la novela te elige a tí.

Hanif Kureishi entró en mi vida – como en la de muchas más personas – con la maravillosa película de Stephen Frears “Mi Hermosa Lavandería”. Fue hace mucho tiempo. Desde entonces, tuve una especie de “cita” cada vez que publicaba una nueva novela. Me encantó “El Buda de los Suburbios” y “El Album Negro” y hace ya unos dos o tres años leí “Amor en Tiempos Tristes”, una colección de relatos.

Un día de abril de 1998, por la mañana temprano, encontré en una librería la novela “Intimidad”. La dependienta me dijo que había salido ese mismo día. La compré. Tenía que ir a hacer fotos en las afueras de París y estaba encantado de que estuviera lejos porque así me daba tiempo para leer en cada semáforo. Cuando regresé a casa ya había terminado el libro. Decidí que quería conocer a Hanif Kureishi. La primera impresión que me dio “Intimidad” fue que tenía todo los elementos de sus libros anteriores pero que era mucho más conciso e intenso. También era mucho más honesto y cruel consigo mismo pero más lúcido y alegre en su forma de tratar una historia muy triste. Me sentía cercano a su escritura, de sus burlas, su sentido del humor y a las personas que retrata, que son de mi generación. Ese día decidí que quería trabajar con este autor que sabía hablarme de mí mismo, de mi generación y de las esperanzas que teníamos durante los años 70 y 80. Un autor que intentaba contarme cosas sobre las parejas de hoy y lo que dos personas pueden o no pueden hacer juntas.

Finalmente conocí a Hanif en Londres. Pero mi objetivo había cambiado porque inmediatamente después de “Intimidad” había leído “Amor en Tiempos Tristes”, junto a AnneLouise Trividic (que coescribió conmigo el guión), y habíamos descubierto “Nightlight”: un relato breve y muy hermoso. Tenía cinco o seis páginas perfectamente escritas en un estilo muy conciso. Contaba la historia de un hombre completamente perdido, un hombre que – al igual que en “Intimidad” – había abandonado a su mujer y sus hijos. Malvivía en un sótano de Londres y tenía una relación secreta y silenciosa con una mujer que iba a su casa cada miércoles a una hora concreta. Hacían el amor y no hablaban. Aquí es dónde arranca la historia. Se nos ocurrieron muchas preguntas: ¿Quiénes son? ¿Qué quieren y cómo van a seguir? ¿Cuándo aparece el amor en su “juego amoroso”? ¿Qué significa hacer el amor con una persona? Y ¿qué significa formar una pareja? ¿Durante cuánto tiempo? AnneLouise y yo queríamos intentar encontrar las respuestas a estas preguntas y por ese motivo escribimos el guión e hicimos la película.

A menudo un relato está más cerca de la película que una novela. Intenté – y honestamente no sé por qué – mezclar las dos historias, el relato y la novela. “Nightlight” fue la llave que necesitaba para abrir la puerta de “Intimidad”, la novela. Ahora os toca a vosotros ver si os sentís cerca de los dos personajes – Claire y Jay – y si nos pueden enseñar algo sobre nosotros mismos, sobre lo que somos hoy.

Vértigo films

Intimidad/ La Butaca.net     Notas sobre Patrice Chereau/El País    Trailer

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s