#LCeM14. Viernes 31 de enero, 17.30 h: A vida o muerte, de Michael Powell y Emeric Pressburger

a vida o muerte 3

A vida o muerte (A matter of life and death), de Michael Powell y Emeric Pressburger
Reino Unido, 1946. 104’  v.o.s.e.
Presentación y coloquio a cargo de Manuel Gómez, programador de La Cinemateca
Powell y Pressburguer, los arqueros

El aviador británico Peter Carter, en su avión en llamas y a punto de estrellarse se enamora de la voz femenina que contesta a su mensaje de socorro. Parece que se ha salvado milagrosamente y encuentra a su interlocutora. Pero un enviado del más allá le notifica que está entre la vida y la muerte y que si quiere sobrevivir, tendrá que defender su caso ante un tribunal celestial. Simultáneamente a esta situación sobrenatural, un equipo de médicos lucha en el quirófano para curar a Peter una lesión en el cerebro

“Qué duda cabe que el tándem formado por Michael Powell y Emeric Pressburger consiguió animar la escena del cine inglés durante la décadas de los años cuarenta y cincuenta, período en el que firmaron un buen ramillete de clásicos incontestables no ya sólo del cine de su país sino también mundial. Un puñado de grandes películas concebidas desde la más asombrosa creatividad y que desprenden una visión sumamente original sobre el arte cinematográfico. Mirada personal que desemboca en la gestación de productos como este asunto de vida o muerte cuya imaginación desbordante obliga al espectador a emprender un viaje fantástico comandado por el pensamiento mágico, un esfuerzo similar o que, como mínimo, recuerda al de otros grandes creadores. Puede que en su propia época la obra de esta pareja cayera en ocasiones presa de una mayoritaria incomprensión pero en la actualidad su estatus como cima de la expresión cinematográfica es incuestionable y su creatividad es indudable. La contribución de este dúo, un raro caso de colaboración simbiótica, se ha demostrado como uno de los máximos focos de interés histórico del cine británico, equiparable a las deliciosas y contemporáneas comedias negras  producidas en los Estudios Ealing.

 En A Vida o Muerte se puede encontrar sin dificultad la habitual aura mágica de las producciones de esta singular pareja, la mayoría de las cuales se gestaron bajo el paraguas de su propia compañía (Archers Films Productions), y, asimismo, despliega  su característica riqueza temática. Además, ahonda en otra de sus marcas de fábrica aguzando en su textura visual a través de un uso emocional y dramático del color que otorga una suerte de cualidad pictórica a las imágenes. Peculiaridad del cine de estos arqueros manifestada en múltiples ejemplos desde la posterior Las Zapatillas Rojas hasta Narciso Negro, sin ir más lejos. Pero aquí se ponen en liza, además, unas brillantes transiciones que viran el color en blanco y negro (y viceversa) como recurso narrativo. Una extraña inversión o subversión maliciosa (quizá) de un célebre clásico de la fantasía. Un empleo del color que dota a la propuesta de uno de sus más claros y recordados atributos y que viene a completar la fábula mágica en que se constituye la misma. Y la fantasía desprendida se corona con humanidad y naturalidad prodigiosa. La frescura que rezuma este clásico se mantiene incólume a día de hoy. Un guión inteligente salpicado de fino humor que trata de asuntos mundanos y que alcanza a trascender, con mucho, el trasfondo político de realización del film (dominado por el deterioro de las relaciones USA-GB) es la causa de su vigencia …”

imprescinedible.blogspot.com.es

El británico Michael Powell (1905-1990) se inició en el cine como asistente de dirección y desde 1931 comenzó a dirigir. Trabajando para el productor Alexander Korda, hacia 1937, Powell conoció al guionista húngaro Emeric Pressburger (1902-1988) y comenzaron a colaborar en una serie de films relacionados con la guerra mundial. En 1942 se asociaron en una productora propia que denominaron The Archers y que fue inaugurada con otro film bélico, Perdido un avión. Desde entonces, y hasta que se separaron amistosamente en 1957, realizaron una serie de films que en conjunto constituye la obra más original e influyente del cine británico del período. También fue singular la forma de acreditarse: en lugar de mantener sus respectivos rubros como realizador y guionista, decidieron firmar siempre con la frase “Escrito, producido y dirigido por Michael Powell y Emeric Pressburger”.

Entre los directores que Powell asistió en su juventud se contaron Jacques Feyder, Rex Ingram y Alfred Hitchcock, todos nombres que destacaron por su capacidad para expresarse en términos puramente visuales. Powell siguió esa línea y desarrolló un estilo formal propio que llevó a extremos experimentales inéditos en el cine inglés, no sólo por sus logros artísticos sino también técnicos, en particular por el uso del color. Pressburger había huido de su país tras la llegada del gobierno comunista de Bela Kun, y luego debió huir de Alemania con el ascenso del nazismo. Es obvio que esos y otros desarraigos intermedios influyeron en su trabajo: la confrontación con culturas extrañas, las frustraciones amorosas, la sensación de vacío y rechazo y una cierta espiritualidad reflexiva son rasgos que se pueden rastrear en todas las películas que hizo junto a Powell, en los guiones que escribió para otros y también en sus novelas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s