#LCeM14. 4 moscas sobre terciopelo gris, de Dario Argento (Jueves 20 de noviembre, 20 h)

4-mosche-di-velluto-grigio-2

4 moscas sobre terciopelo gris (4 mosche di velluto grigio), de Dario Argento
Italia-Francia, 1971. 104′. v.o.s.e.
Profundo Argento

Roberto, un joven músico que toca la batería en una banda de rock, se ve atrapado en una intriga criminal. Tras recibir extrañas llamadas telefónicas, se da cuenta de que un hombre lo sigue. Una noche, trata de hablar con su perseguidor, pero en la confusión que sigue lo apuñala sin querer. A pesar de que abandona inmediatamente el escenario del crimen, al día siguiente recibe inexplicablemente unas fotografías del homicidio.

Cuatro moscas sobre terciopelo gris es una de las más olvidadas de Dario Argento, y, según él, una de las más personales, a varios niveles. El final de la célebre Trilogía de los Animales es, desde luego, la más abstracta, oscura, irregular y osada de las tres y, con diferencia, la de más difícil digestión al primer mordisco. Quizás algo confuso por el resultado final de El gato de las 9 colas, demasiado americanoide a sus ojos, demasiado lastrada por los recursos del relato policíaco al uso, presto como siempre a la hora de sorprender y experimentar, el cineasta romano se quedó pero bien a gusto.

El film se ve amenizado como era habitual en la filmografía del director en aquellos momentos por la música de Ennio Morricone, que en este film en particular es utilizada con más potencia y descaro, dotando de un clima especial a determinadas escenas.

La secuencia de títulos de crédito (con un corazón latiendo al lado del título) y la primera escena que abre la película y será el arranque de la trama son puro esteticismo giallo. Son secuencias sin diálogo donde todo gira en torno a cómo contar una historia sólo con imágenes y al voyeurismo del villano de la función.

Dario Argento (1940). Es uno de los directores más venerados por los aficionados al cine giallo o slasher, películas de terror en las que psicópatas retorcidos torturan a bellas jóvenes en ambientes donde se mezclan la violencia, la sangre y el erotismo.

Creció en la ciudad de Roma, donde colaboró en varias publicaciones escribiendo críticas de películas. Le gustaba el cine italiano de la época, es decir, el de Fellini y Antonioni, pero también adoraba a Alfred Hitchcock. Poco a poco se metió en el mundillo y logró que Sergio Leone le tuviera en cuenta a la hora de escribir el guión del excepcional western Hasta que llegó su hora (1969).

Inspirándose en Mario Bava, el fundador del cine giallo, Dario Argento alcanzó la fama en Italia dirigiendo El pájaro de las plumas de cristal (1970). Desde entonces, sus mejores trabajos han sido Rojo oscuro (1975), Suspiria (1977) y Phenomena (1985), ésta última protagonizada por Jennifer Connelly.

A partir de los años noventa, la popularidad de Argento cayó en picado. Sus nuevas obras quedaban lejos de las antiguas, y su género era considerado de mal gusto por la crítica en general. Quizá por eso decidió dar un giro de 180 grados a su situación incorporando a su propia hija, la escultural Asia Argento, en algunas películas, o a rostros famosos como Adrien Brody y Elsa Pataky en Giallo (2009).

En cualquier caso, el gore, el sexo y la polémica siempre rodean las producciones de Dario, que permanecerá fiel a su estilo sin que le importe lo que pueda decir la prensa cinematográfica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s