#25años #LCeM15 Yo te saludo Maria, de Jean Luc Godard (Viernes 13 de marzo, 19.45 h)

yo te saludo maria

Yo te saludo, María (Je vous salue, Marie), de Jean Luc Godard
Francia, 1984. 106′ v.o.s.e.
La Pasión según el cine

Yo te saludo, María es trasposición del relato bíblico de la fecundación de María. El arcángel Gabriel aparece a una estudiante y le anuncia que está embarazada, aun siendo virgen. Su novio Joseph no la cree, pero ante la evidencia médica de que así es, se resigna a aceptar esta nueva realidad. El niño nace y crece

Godard se inspiró en el Nuevo Testamento para contar la historia de María. En el film aparecen los episodios principales: el Anuncio, la Encarnación, la Natividad, etc. e incluso referencias más vagas, pero de corte bíblico, por ejemplo, el niño (no se dice el nombre, por cierto) se escapa, Joseph le quiere ir a buscar, pero la madre le dice que no se preocupe, que ya volverá “en Pascua o en la Trinidad”. Mmm… visto así lo místico raya la farsa…

No se trata de creer en la veracidad del cuento de Marie, ni en un sentido religioso ni psicológico. El relato nos invita a adentrarnos en el misterio, eso que NO tiene explicación, va más allá de los sentidos y del entendimiento. En una entrevista al diario La Croix, declara que “lo irracional puede ser más racional que lo racional” y que “los biólogos cuando son creyentes deberían separar menos su saber de su creencia”. La línea que separa lo religioso de lo científico se desdibuja en el discurso de la película. Incluso el ginecólogo que comprueba la virginidad de Marie queda ridículo ante la evidencia: sí, es virgen.

Por otro lado, en un sentido más moderno, la historia plantea el tema de la familia. La composición de la misma ha cambiado en los años 60-70-80, la mujer se ha o se está emancipando; los anticonceptivos han separado sexualidad y fecundación. Una mujer puede a partir de ese momento “tener un niño sola”, no a través del Espírituo Santo, pero  a través de la fecundación (dos años antes había nacido en Francia el primer bebé probeta). Entonces, ¿cuál es el papel del hombre? ¿Qué pinta, qué aporta a la familia? Joseph, en el film queda siempre al margen, madre e hijo forman una comunidad de la que él está excluido. No solo no es el padre biológico, sino que no tiene ninguna autoridad.

La película nos invita a preguntarnos sobre lo sagrado. En un mundo materialista  y ateo, parece que esa palabra está proscrita. Pero se puede entender lo sagrado no como un credo, como una reverencia  hacia una religión, sino simplemente como una dimensión que está más allá de nuestro cotidiano.

Quizás lo sagrado puede ser algo tan sencillo como lo que hace Marie, la adolescente protagonista del corto al principio: ella crea ceremonias, danzas, recita poemas, escucha música (sobre todo la sinfonía Resurrección de Gustav Mahler)…  Es su manera de expresarse, de salir de las cuatros paredes de su casa y estar en el mundo o de ir más allá de él.

La Marie que aparece en la película podría ser una continuación de la anterior. También en el film existen, estas ganas de trascender, de asomarse más allá del espacio que nos han asignado (¿quiénes?) se ve reflejado en los pensamientos de Marie, mientras observa  el partido de balonmano: “Me preguntaba si algún acontecimiento iba a ocurrir en mi vida. Del amor solo tenía la sombra o incluso, la sombra de la sombra”.

La música es otro de los elementos importantes. Se mezclan piezas barrocas de Bach o cortes más románticos de Dvořák o fragmentos de free-jazz de John Coltrane, un músico resucitado de los paraísos del alcohol y las drogas, símbolo, quizás en la película, de una modernidad decadente.

Personalmente, prefiero relatos más clásicos, sobre todo en la manera de contarlos; una historia sencilla que se desarrolla ante nuestros ojos. Además, en esta película los múltiples personajes (Eva, el profesor, Juliette, etc.), su aparición fugaz y a veces cortante (la actitud del novio, por ejemplo, las intervenciones secas de Juliette, “enamorada” de Joseph) dificultan establecer una empatía con ellos. Aquí, se oscila entre los místico, lo ñoño, lo poético, lo sobrenatural, lo cotidiano… A veces resulta lento o reiterativo.

Sin embargo, reconozco que tiene algo inquietante, con esa mezcla del misterio y por la originalidad de la historia. Además, desde el punto de vista del estilo, tratar algo tan delicado y religioso como la virginidad de María y trasladarlo a un contexto moderno, es una osadía, y de hecho, la película fue sujeta a muchos comentarios tanto religiosos como profanos. De eso va la cinta.

 Jean Luc Godard. Nació en 1930 en París, pero su infancia la pasó en Suiza, donde su padre se desarrolaba como médico. Estudió etnología en la Universidad de París. Luego comenzó a trabajar realizando crítica para “Cahiers du Cinema”, máximo organismo de la “nouvelle vague” en Francia, a la vez que comenzaba a filmar sus primeros cortos. Cuando hablamos de su obra, tenemos que definirla en tres etapas: la primera, con una manera clásica de filmar, influenciado por directores como John Ford. Una segunda donde se vincula con su parte militante; y la tercera, en la que reflexiona sobre el lenguaje digital.

En los años 60 filmó varias películas. Su primer film “Sin aliento” (Breathless) es sin lugar a dudas, una ópera prima contundente. Llena de homenajes al mejor cine americano y al policial negro. Hacia fines de los 60 su trabajo se volvió prácticamente marxista, títulos como “Pravda” y “Lutta das clases” daban muestra de ello. Los años 70 lo encontraron experimentando en televisión y video, para llegar a los 80 con filmes más convencionales como “Sauve qui peut”. En los 90, comienza a planificar su obra más emblemática: “Les histories du cinema”. Asumiendo compromiso ante la guerra de los Balcanes en “Forever Mozart”. Sus planos contienen citas culturales, compromiso político y radicalidad estética.

Godard revolucionó junto a sus compañeros de la “nouvelle vague” (Rivette, Truffaut, Chabrol, Rohmer) la forma de hacer cine, y también de mirarlo. Demostró a las generaciones siguientes un camino diferente hacia la industria cultural.
Sus realizaciones de bajo costo, hechas con equipos no sofisticados eran distribuidos fuera del circuito convencional. Incomodando, enfrentando posturas que la industria cinematográfica en su mayoría acepta. Historias emotivas, con belleza, con compromiso, contadas por el artista con un gusto especial por el séptimo arte. Alguien con el que no se puede caer en términos medios, se lo admira o desprecia, nunca se ignora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s