Los desesperados (Miklós Jancsó) – Viernes 14 de octubre, 20 h

mozi1

Los desesperados (Szegénylegények), Miklós Jancsó
Hungría, 1966. 95′ v.o.s.e.
Desde el Este: Miklós Jancsó

“… todos comprendieron que la película no pretendía contar sólo el destino de los fuera de la ley de la llanura del siglo XIX. Lo sabíamos todos, pero habría sido imposible situar la historia en un campo de concentración del régimen de Kadar después de 1956. Era imposible imaginar algo parecido. Al contrario, incluso se podría decir que nosotros mismos no nos dábamos plenamente cuenta de que la película trataba de 1956, pero sentíamos que trataba también de aquello…” (Miklós Jancsó)

Narra las luchas entre forajidos-patriotas y el ejército austro-húngaro en 1869. Szegénylegények significa algo así como “Pobres Jóvenes”. En 1869, la Hungría burguesa ha olvidado ya el movimiento nacionalista de 1848 que encabezara Lajos Kossuth, pero en el campo aumenta la miseria y los rebeldes aún subsisten. Las autoridades encierran a varios cientos de campesinos en una fortaleza, donde mediante el engaño, el soborno y la violencia de los soldados intentan descubrir a los líderes de la guerrilla de Sándor Rósza. La maestría de Jancsó con las cámaras al servicio de un film alegórico sobre la nimiedad del ser humano frente al mundo que habita

Miklós Jancsó (1921-2014) nació el 27 de septiembre de 1921 en la ciudad de Vác, cerca de Budapest. Estudió derecho y más tarde cine. En 1958, después de varios cortometrajes, rodó su primera largo, Las campanas fueron a Roma (A harangok Romába mentek), sobre unos estudiantes que se niegan a luchar en el lado alemán durante la Segunda Guerra Mundial; pero su primera obra destacada fue Los desesperados (Szegénylegények, 1965), sobre la revolución de 1848-49, y que inauguró un nueva época en el cine húngaro. En los años sesenta y setenta viviría su periodo creativo más rico, con la coproducción soviético-húngara Rojos y Blancos (1967), sobre un episodio de la Revolución Rusa y la posterior Guerra Civil e Intervención Extranjera; Silencio y grito (Csend és kiáltás, 1968) o La confrontación (Fényes szélek, 1969). En los años setenta dirigió la que se considera su obra cumbre, y la más reconocida por la crítica, Salmo Rojo (1972), sobre un levantamiento campesino que tuvo lugar en Hungría en 1890.

Posteriormente destacan también Rapsodia húngara (Magyar rapszódia, 1979) o El lamparero del Señor en Budapest (Nekem lámpást adott kezembe az Úr Pesten, 1999). En 1990 obtuvo el León de Oro del Festival de Venecia por el conjunto de su obra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s